Hasta la comida tiene sus matemáticas

Estaba yo comiéndome un plato de calamares cuando de repente…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: