Positivismo como forma de vida

De hace un tiempo a ahora vengo concienciándome de que hay que ser positivo. Todo debe tener alguna parte positiva o así quiero imaginar yo.

Todo vino a raíz de una historia que leí. No sé si era un padre y un hijo… en la que al hijo le pasaban cosas malas y el padre siempre le decía que aguardara que ya vendrían tiempos mejores. Al final de la historia el hijo pierde una pierna por algún accidente y el padre le dijo exactamente lo mismo que hasta ahora. Al cabo de unos meses intentan reclutar al hijo para llevarlo a la guerra pero al no tener pierna se salvó de ir a la guerra a morir (creo recordarla así, soy bastante malo para recordar cosas por lo que estará inventado en un 70%).

Vagabundo felizFlickr de malybelen

Lo importante es que cosas como ésas hacen que me replantee cada situación mala de mi vida y darles una oportunidad pensando: “seguro que ha pasado por algo, en el futuro esto me vendrá muy bien”.

Sin embargo no soy una persona que piense que esta realidad nos venga dada por defecto, esto es, que no podamos hacer nada para cambiar nuestro destino. Nosotros creamos nuestro propio destino pero a mí en concreto me ayuda mucho pensar que cualquier hecho terrible que me ocurra tendrá consecuencias muy positivas en el futuro; que hay que sonreirle a la vida en los tiempos que estamos.

Anuncios

1 comentario

  1. canijosa said

    🙂 hay que verle las cosas positivas a las negativas.

RSS feed for comments on this post

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: