Coleccionando piedras radioactivas

Sinceramente viendo cosas como éstas, uno se despierta de la manipulación de los medios. Siempre he escuchado en los medios que la radioactividad es peligrosa, muy, muy, muy mala. El caso es que sabiéndola utilizar no tiene por qué ser tan peligrosa como muestra esta chica en su cuarto. Fijáos en los niveles de radioactividad que maneja la muchacha (por cierto trabaja en un hospital con medicina nuclear).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: